Pulpo seco, un bocado ‘gourmet’ crujiente por fuera y tierno por dentro

Pulpo seco, un bocado ‘gourmet’ crujiente por fuera y tierno por dentro

Adra da un paso al frente y convierte las antiguas recetas de salazón que la ciudad milenaria heredó de fenicios y romanos en su principal fuente de inspiración. La pesca artesanal se reinventa a través de esta conservera que extrae de la lonja abderitana su materia prima para ofrecer al consumidor una exquisita gama de productos de máxima calidad.

Todos, sin excepción, se elaboran de forma artesanal y en pequeñas cantidades. Son totalmente naturales y carecen de colorantes, conservantes o aditivos. Bajo estrictas medidas higiénicas y de seguridad, la conservera escoge el mejor pulpo de roca de las capturas diarias de la flota pesquera para tratarlo con mimo, manualmente y sin apenas maquinaria.

Mar de Adra mantiene tres líneas de trabajo para comercializar las conservas de pescado. En la conservera, se elaboran dos productos: ‘pulpo aromatizado al aceite’ y ‘pulpo al estilo Al-Ándalus’. En ambos casos, se ha conseguido preservar el auténtico sabor del pulpo e incluso potenciarlo con otros productos de proximidad. En el apartado de salazones, se consigue el verdadero sabor de siempre del conocido y reconocido ‘pulpo seco de Adra’ y se lanza al mercado una especialidad más innovadora, ‘pulpo seco al plato’. El objetivo es lograr un producto que se consume directamente, sin necesidad de prepararlo con anterioridad, pero conservando el auténtico sabor del pulpo seco de Adra. Un manjar ‘gourmet’, capaz de conquistar los paladares más exigentes.

Por último, Mar de Adra trabaja en su cocedero varias especialidades. Pulpo entero cocido o ‘flor de pulpo’, ‘rodajas de pulpo cocido’ y ‘patas de pulpo cocido en su jugo’ son algunos de los productos que ya están a la venta. Todos se venden recién hechos por encargo o, en su lugar, congelados al vacío para no perder ni una sola propiedad.

Ubicada a orillas del mar Mediterráneo, la antigua Abdera es la ciudad más antigua de la provincia de Almería. Adra está íntimamente ligada al mar y la cultura marinera desde tiempos ancestrales. De sus factorías de salazones fenicias y romanas aún se conservan restos que acreditan su existencia. En este contexto nace Mar de Adra, empresa creada con el firme propósito de revalorizar los productos procedentes de la pesca artesanal y mantener en el tiempo las tradiciones que la hacen diferente. Cuenta, en esta andadura, con el apoyo incondicional del Grupo de Acción Local de Pesca del Poniente Almeriense.

Sobran los motivos para dejarse llevar por el buen hacer de una empresa abderitana inspirada en antiguas costumbres que aún perduran. Una iniciativa que, además, mira al futuro para perpetuarse, otorgando nuevos matices a las recetas de toda la vida, pero sin perderla esencia, el sabor y la textura del auténtico pulpo seco de Adra. 

PUSEDRA, la fórmula para lograr una marca propia

La empresa abderitana Mar de Adra se encuentra adherida a la Asociación de Pulpo Seco de Adra, APUSEDRA. Gastronomía, turismo y pesca se dan la mano en un proyecto concebido para lograr la marca Especialidad Tradicional Garantizada.

Este aval, registrado por Europa, abre la puerta a posibles ayudas para su promoción como producto gourmet más allá de las fronteras de la antigua Abdera. Una vía más para diversificar y rentabilizar el sector de la pesca artesanal.

Alrededor de una veintena de empresas integran una iniciativa que, gestionada por Gestimar, busca la diferenciación y la calidad de un producto con cualidades únicas. Cuenta con el respaldo del Ayuntamiento de Adra y de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía. Nadie duda hoy de la calidad del pulpo seco de Adra. Tradicionalmente, los pescadores han colgado las patas de pulpo en sus azoteas o incluso en sus embarcaciones para obtener un bocado crujiente por fuera y tierno por dentro.